No dejes de soñar
No dejes de soñar
No dejes de soñar
No dejes de soñar

Nuestro confinamiento

En marzo llego el terror, un virus nos invade, un bicho diminuto pero que hace estragos al ser humano, nos confinaron y no podíamos salir.

 

Vanessa y yo aquí en casa yo solo salia a por la compra y para casa, Vanessa es de alto riesgo, además en Febrero el Neumólogo después de muchas pruebas diagnostico que estuvo a punto de un Ictus, y su oxigeno estaba en 70, el problema es que Vanessa al tener huesos de cristal se deformo el externon que apunta hacia el pulmón, y acabo afectada, después de ir al médico de cabecera para decirle que tenía dificultades para respirar y la última contestación es que yo estaba muy obsesionada y me dio un espray que por cierto casi la mata, ya desesperada llame al Consejero de Sanidad Enrique Escudero de la comunidad de Madrid, al que tengo que agradecer el interés y la rapidez, al día siguiente vino a mi casa todo un equipo con un Neumólogo, y toda la maquinaria del Hospital de la Princesa, le hicieron todas las valoraciones incluido análisis de sangre y la prueba del sueño, el resultado fue el oxígeno bajo, a punto de un Ictus y grandes paradas del corazón durmiendo, le mandaron la máquina para dormir y ahora va estupendamente, ellos la van controlando y ahora está bien.

 

Por eso Vanessa es de alto riesgo así que yo tengo que protegerme para ella.

Seguimos confinadas igual el bicho sigue aquí así que no se si algún día veremos el sol de frente pero ya se hace pesado, a Vanessa la saco al patio cuando hace sol por lo menos que la pobre respire un poco de aire, pero estamos perdiendo la ilusión de poder salir aunque sea a comer una tortilla al campo que es lo que mas le gusta a Vanessa, a ella le gusta mucho el campo, toda la naturaleza, así que esperemos poder hacerlo algún día.

El inconveniente que tiene todo esto es que cocinamos que a ella le encanta y se echo unos kilos encima, mañana empiezo a una dieta líquida 5 días y luego ya le dije que dieta, porque a ella no le viene bien engordar por los problemas respiratorios.

No se si a partir de aquí normalizaremos la vida yo lo veo un poco negro somos muchos, y hay mucho irresponsable y el bicho va y viene, de la vacuna no tengo muchas esperanzas que sirva de mucho por las informaciones que tengo y esto será difícil erradicarlo, intentamos que no entre en casa por ahora lo hemos logrado pero poco a poco la mente va borrando muchas cosas, me asomo a la ventana y no echo de menos salir a la calle es como si no existiera, y Vanessa a cogido miedo a salir.

Nos llama mucha gente, existen las videollamadas, pero ya no hay contacto, a mi casa vienen amig@s pero nunca entran en la habitación de Vanessa y hay distancia, poco a poco igual olvidamos que somos humanos.

Seguiremos en la lucha a ver si llega el día que seamos libres y podamos mirar hacia el cielo y ver que de verdad existe, y dejen de morir personas mayores, se a cebado con las residencias, también murieron jóvenes que nosotras conocemos y niños, seremos muy valientes pero con esta plaga no podemos, por eso tenemos que colaborar todos, y dejar las reuniones y botellones porque también tienen que pensar que quizá sea el ultimo botellón o la última vez que ve a su abuelo o sus padres por la mala cabeza y al final digo ¿MERECE LA PENA? Creo que no si nos cuidamos y vencemos al bicho merecerá la pena reunirse porque no será la última, pero con esas fiestas seguro que es la última vez para alguien.

Contacto


 

 

Email; marga@elbauldevanesa.com